Vivimos en plena Transformación Digital. Por eso las empresas que quieren estar a la última acaban incorporando Metodologías Ágiles para entregar los productos y/o servicios con mayor calidad y con costes y tiempos menores.

metodologías ágiles

El artículo de la revista Forbes titulado “Por qué Agile se está comiendo el mundo”, cuenta cómo ya en 2011, Marc Andreessen (cofundador de la empresa Netscape Communications Corporation y coautor de Mosaic, uno de los primeros navegadores web con interfaz gráfica) advirtió de que las empresas tecnológicas e innovadoras dominarían el mercado. En 2019, esto es exactamente lo que ha ocurrido.

“Las empresas deben ser ágiles, adaptables, capaces de ajustarse sobre la marcha para satisfacer los caprichos cambiantes de un mercado impulsado por el cliente.”

La Gestión Agil es una metodología basada en el desarrollo de proyectos que necesitan rapidez y flexibilidad para adaptarse a las necesidades del cliente, y siempre está enfocada a resultados. Por ello, las empresas que apuestan por esta metodología consiguen gestionar sus proyectos de forma flexible, autónoma y eficaz incrementando su productividad y reduciendo los costes.

En este sentido, Scrum es una de las metodologías ágiles de gestión de proyectos más demandadas. Debido, sobre todo, a la rápida difusión que han tenido en el sector tecnológico las metodologías de desarrollo ágil. No es sólo una metodología ágil, también es una filosofía de trabajo, ya que se le da más valor al cliente aumentando la comunicación con éste.

Según los últimos estudios, el uso de este tipo de metodología en la gestión de proyectos ha incrementado la productividad en un 300%. Pues se le da mayor prioridad a los individuos y a la interacción entre ellos, por encima de los procesos y herramientas. Prevalece el software sobre la documentación exhaustiva. Y los miembros del proyecto están predispuestos al cambio para optimizar la predictibilidad y el control del riesgo en el desarrollo del proyecto.

Por otro lado, el organismo más influyente en la dirección de proyectos a nivel mundial, el PMI®, Project Management Institute, ha adoptado el enfoque ágil a través de su Certificación ACP (Agile Certified Practitioner). No significa que las metodologías ágiles sean para todos y para todo tipo de proyecto, pero sí que el enfoque ágil se ha expandido muchísimo en estos últimos años, hasta tal punto que hoy en día un Project manager tiene que poder justificar conocimientos en metodologías ágiles.

Especialización en Gestión Ágil de Proyectos con Certificación SMPC® y Certificación PMI-ACP®

En EIGP te formamos en metodología ágil con nuestra Especialización en Gestión Ágil de Proyectos  con Certificación SMPC® y Certificación PMI-ACP® en la que aunamos estas dos metodologías para que te conviertas en un experto en el terreno ágil.