Para crear una estrategia sólida, las organizaciones primero deben saber a qué se enfrentan.